Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

Comentarios al artículo “Darwin malentendido”

Guillermo Agudelo Murguía

 

Michael Shermer, autor del artículo "Darwin  Misunderstood", publicado en Scientific American, en febrero de 2009 sostiene que:
En el bicentenario del nacimiento de Charles Darwin, persisten dos mitos acerca de la evolución y de la selección natural.

MS (Michael Shermer).- El 2 de julio de 1866, Alfred Russel Wallace, el co-descubridor (¿?) de la selección natural, escribió a Charles Darwin lamentándose de cómo había sido “repetidamente golpeado por la absoluta falta de capacidad de numerosas personas inteligentes para ver claramente y de manera total el auto-funcionamiento y los necesarios efectos de la Nat Selection, de modo que me ha llevado a concluir que el término en sí, aunque usted lo ha ilustrado de manera clara y bella para muchos de nosotros, todavía no es la más conveniente para impresionar al público naturalista en general”. La fuente del malentendido, continúa Wallace, es el nombre en sí, que implica “la constante vigilancia de ‘alguien que escoge’ como la selección que hace el hombre con la cual usted tan a menudo la compara,” y entonces “pensamiento y dirección son esenciales para la acción de la ‘selección natural.’ ” Wallace sugiere corregir el término y adoptar la frase de Herbert Spencer la supervivencia de los más aptos.

 

C (Comentario).- Una teoría no se “descubre”, a menos que haya sido formulada con anterioridad, relegada al olvido y alguien la descubra (descubrir: destapar lo que estaba tapado o cubierto).
Desde el primer párrafo el autor nos hace ver que la terminología usada por Darwin no era la apropiada, pero persistió y persistirá pues quien no entiende la evolución desde la perspectiva darwinista, es prácticamente un retrasado mental.

MS.- Desafortunadamente, esto es lo que ha sucedido, y conducido a dos mitos sobre la evolución que persisten hasta el día de hoy: que hay una direccionalidad presciente en la evolución y que la supervivencia depende completamente de una destructiva aptitud competitiva.
Contrario al primer mito, la selección natural es una descripción de un proceso, no una fuerza. Nadie ‘selecciona’ organismos para la supervivencia en el sentido benigno de los criadores de pichones que seleccionan características deseables en sus crías para los concursos, o en el sentido maligno de la selección nazi para la extinción de prisioneros en los campos de la muerte.

C.- Creemos que Shermer no está bien documentado pues la similitud en varios pasajes de la obra de Darwin con ‘Mi lucha’ de Adolfo Hitler se puede constatar fácilmente, bueno, no muy fácilmente pues leer ambas obras es como un castigo.

MS.-  Continúa el autor: la selección natural no está presciente puesto que no puede anticipar que cambios llegaran a ser necesarios para la supervivencia. Cuando mi hija era joven trataba de explicarle la evolución con el ejemplo de los osos polares como ‘especie en transición’ entre los mamíferos terrestres y los mamíferos marinos, pero eso estaba equivocado. Los osos polares no están ‘en camino’ de llegar a ser mamíferos marinos. Están bien adaptados a su ambiente ártico.
La selección natural simplemente significa que aquellos individuos con variaciones apropiadas a su ambiente, dejan más descendencia que individuos que están menos adaptados. Este resultado es conocido como ‘éxito diferencial reproductivo’.

C.- Y surge una pregunta ¿cuando un ser bien adaptado se une con uno menos adaptado tienen menos o más descendencia?

MS.- Puede ser, como el segundo mito sostiene, que los organismos que son más grandes, más fuertes, más rápidos y brutalmente competitivos puedan reproducirse más exitosamente, pero es también probable que organismos que son más pequeños, más débiles, más lentos y socialmente cooperativos sean igual de exitosos.

C.- ¿O también los que sean más pequeños, más fuertes, mas lentos y ferozmente competitivos, o también quizá los que sean más grandes, más débiles, más rápidos, y socialmente cooperativos, o será, como dijo en su famosa frase un ex-presidente de México, todo lo contrario?

MS.- En particular, la segunda idea o segundo mito hace la evolución indigerible para muchas persona, porque cubre la teoría con una oscura pátina evocativa de la frase de Lord Tennyson ‘naturaleza, dientes y garras rojas’. Thomas Henry Huxley, el ‘bulldog’ defensor de Darwin, promovió esta visión ‘gladiadora’ de la vida en una serie de ensayos populares sobre la naturaleza “donde el más fuerte, el más ágil, el más ingenioso, viven otro día para luchar.” El mito persiste. En su reciente film documental Expelled: No Intelligence Allowed, Ben Stein liga el darwinismo al comunismo, al fascismo y al Holocausto.

C.- Con toda astucia, para "desmitificar", Shermer se refiere a un documento pagado por los creacionistas, que a su vez, me temo estén pagados por los darwnistas mismos. Porque el "documental" de Ben Stein ataca al darwinismo... pero en realidad no es sino propaganda pagada por creacionistas para difundir el mensaje del diseño inteligente. Ben Stein mismo tiene muy mala fama por ser la figura que da la cara en varios proyectos que rayan en lo criminal (por ejemplo, hizo que muchísima gente siguiera metiendo dinero en la bolsa aun cuando el colapso era inminente). Pero aparte de su posición anti-darwinista, la película misma es malísima y emplea cualquier cantidad de efectos y astucias que no se consideran propias de un documental. Tuvo pésimas opiniones. Y todo esto, por supuesto beneficia a los darwinistas.
Pero ciertamente varios notables pensadores no creacionistas han captado las mismas ligas, y esto no es por el mito, sino por haber leído correctamente la obra de Darwin. pero no para aquí la desesperada justificación a Darwin que hace el autor de artículo.

MS.- El anterior director de Enron, Jeff Skilling, interpretó mal la lectura del libro ‘El gen egoísta’ del biólogo Richard Dawkins, y tuvo en mente que la evolución se maneja solamente por medio de una despiadada competencia que se da también entre corporaciones y dentro de Enron, lo que lo condujo a su infame sistema de evaluación de empleados “rank and yank” (división de clases y hacer y servir). Que dio pie a los cortes temporales masivos y a los antagonismos competitivos.

C.- Seguramente el señor Skilling no comprendió que ‘muy, pero muy en el fondo,´ Dawkins hablaba de un ´gen altruista’.

MS.- Es necesario que esta visión de la vida no llegue a ser la dominante.

C.- No sabemos donde ha estado el señor Shermer durante toda su vida que no se ha dado cuenta de que es la visión dominante.

MS.- En 1902 el anarquista ruso Petr Kropotkin refutó a Huxley y Spencer en su libro Mutual Aid. Kropotkin observó: “Si nosotros… preguntamos a la naturaleza: ¿quiénes son los más aptos: aquellos que están continuamente en guerra o aquellos que se ayudan uno al otro? Vemos inmediatamente que los animales que adquieren hábitos de ayuda mutua son indudablemente los más aptos.” Desde aquella época la ciencia ha revelado que las especies practican tanto la lucha como la ayuda mutua. El darwinismo correctamente entendido nos da una disposición dual de egoísmo y altruismo, competencia y cooperación.

C.- Entonces resulta que Darwin ha sido mal entendido, Dawkings ha sido mal entendido y quienes hemos pugnado por un cambio de paradigma somos una ralea de torpes que hemos estudiado en balde las nuevas ciencias, pues Darwin ya lo había dicho todo.
Lo cierto es que aquellos darwinistas fundamentalistas que se han dado cuenta que el darwinismo es una teoría en crisis, quieren culpar a los discípulos, coautores y compañeros de Darwin de todas las ‘malas’ interpretaciones que según ellos se han hecho de la obra de su ídolo.
Libros como Holistic Darwinism de Peter A. Corning y el ciclo de libros por el aniversario de Darwin de David Loye que tiene títulos como Darwin’s Lost Theory, The Derailing of Evolution, Measuring Evolution, etc., reflejan la desesperación por evitar que Charles Darwin ingrese a la larga lista de ídolos caídos.
Tanto Corning como Loye tratan de encajar el viejo modelo darwinista a las nuevas ciencias (complejidad, información, nueva termodinámica, etc.) y Loye va más allá al decir en su libro Bankrolling Evolution. A Program for a President, que “Barack Obama el nuevo líder progresista de América (Estados Unidos) nos puede regresar al camino de un mejor futuro usando el nuevo método de acción evolutiva teniendo como conductor de la ciencia el sentido moral de Darwin, largamente ignorado como el complemento de su teoría de la evolución”.
El ya resquebrajado edificio teórico del darwinismo corre el peligro de desplomarse súbitamente con esta nueva carga que le están añadiendo estos autores.
En el colmo de la incongruencia Loye está distribuyendo por Internet un correo electrónico donde dice:

“El libro clave de mi serie es Darwin’s Lost Theory… Este es el libro en el cual extensivamente documento el complemento largamente ignorado de la teoría de Darwin, enfatizando no la supervivencia de los más aptos y el egoísmo, sino el amor y el sentido moral como los principales directores de la evolución a nuestro nivel de emergencia humano… Aplicando el análisis de sistemas, atribuyo la destrucción ambiental, la amenaza nuclear, las guerras del siglo XX, el actual colapso financiero y la rápida apertura de la brecha entre ricos y pobres, a las ideas de la supervivencia del más apto y la actitud del gen egoísta.
Estaré muy agradecido si circulan el presente para luchar en contra de la presente destrucción del paradigma prevalente.”

C.- ¿Cuál será para el autor el paradigma prevalente?, verdaderamente es un lío, embrollo, maraña, caos, galimatías, complicación, el que se está formando con los nuevos argumentos que esgrimen los fundamentalistas darwinistas para que no desluzcan los festejos a Darwin.

Marzo de 2009